Su mirada

Ocurrió hace 19 años, con un grito de dolor envuelto de alegría, una madrugada y con su hermosa mirada.

¿Cuándo uno empieza a amar? Bienvenido y disfruta de mi primera historia, la primera vez que supe qué es el amor.

Fue hace un poco más de 19 años, tengo recuerdos algo vagos pero la firmeza que fue ese día que conocí por primera vez el amor. Estaba en un cuarto blanco, desubicada y pérdida, realmente no sabía que pasaba ni mucho menos dónde me encontraba. Hacía frío y claramente mi cuerpo empezaba a temblar. Me encontraba en las manos de un desconocido, hasta que este me propino un leve golpe y yo empecé a llorar.

De repente el escenario cambio radicalmente, no me sentía pérdida y sabia que ya no lo estaba, mi cuerpo se alejo del frío y se acurruco a ese par de brazos que despedían una calidez indescriptible, me sentía segura. Sentí posarse unos labios sobre mi mejilla, no sé exactamente que fue lo que sucedió pero fue tan agradable que no quería despegarme de esta fuente de … no lo sé. Por primera vez estoy en un mundo diferente al que me encontraba hace 9 meses, estoy empezando a distinguir y a conocer todo lo que está alrededor mío. Y fue en ese momento, en el que mi mirada desconcertada se toparon con sus ojos brillantes de alegría, supe quién era ella y que sentimiento despertó en mí . Mi madre y su amor puro e infinito.

La primera vez que sentí amor fue en su mirada, el día que nací y me encontraba en los brazos de mi mamá.

Y tú ¿Cuál fue la primera vez que sentiste amor?

810 días contigo.

Vuelvo a sentarme detrás de la pantalla, pensando en cómo empezar este post y analizando cada cuestión percibida y vivida. Y caigo en cuenta que mis letras no son mías, quizás nunca lo han sido y hoy han decidido regresar a ti, como si fueras el punto final de algo que se transforma en tres puntos seguidos, pues final o no siempre termino pegada a ti.

Pueda que sea cobarde por haberte negado unos minutos más de aquel abrazo que hubiera querido que sea interminable, orgullosa por no aceptar que te he amado más que a nadie y que simplemente solo ha sido una persona, y esa persona eres tú.

Creo que hay segundas oportunidades pero no terceras, pues ya todo se acabó y de alguna forma debo de aceptar lo que he venido ignorando todos estos meses. El amor a veces pasa desapercibido y el ‘’nunca es tarde’’ no resulta tan cierto.

Definitivamente, reafirmo que nunca sabes cuál es el momento, pues si estás pensando en un futuro la única certeza es que el presente es lo único que se tiene y si no se toma, pues acepta a sentarte con las manos atadas a ver como la persona que amas se va siendo feliz, muy feliz pero sin ti.

Sin embargo, sabes que tu sonrisa no puede decaer, que debes ir con la cabeza en alto porque te amas y amaras cada intento por sobrellevar esto y olvidar, aunque el olvido no exista del todo, pues el corazón guarda sentimientos que quizás el tiempo no pueda cambiar

No debemos pensar en lo que perdimos, si no en lo que aprendimos, es la única forma de ver la situación más amigable. Ahora, deja que me lo repita hasta que me lo crea.

Después de 810 campanas, es hora de decirte adiós.

MEV

 

Si te gusto este post, en serio, me encantaría que me dejaras algún comentario y/o compartas con alguna personita especial ♥

Ocaso.

La vista esta perfecta. Sin duda alguna, el ocaso refleja el fuego y la pasión de nuestros besos, ambos cubiertos bajo el azul del cielo en su metamorfosis a colores cálidos, este es un simple momento, y estas a mi lado.

Todo resulta tan fácil, que me sorprende llegar a este punto, en dónde tu piel me hace sentir felizmente perdida, y tus manos son la guía perfecta a lo que quieran encontrar. Me hundo en el vaivén de tus movimientos y sé que te quiero pero mucho más cerca.

Te tengo al frente y me atrevo a seguir besándote, como si tu piel fuera la perfecta carretera de mis labios, acompañados de la suave melodía de las olas y algunas miradas desconocidas. Simplemente te contemplo como un misterio que no sé si quisiera resolver.

Definitivamente esto es nuevo, y apuesto que mi mirada lo ha dicho todo, porque me quedo callada tratando de asimilar las mil sensaciones que provocas en mí, es un poco de todo, demasiada tormenta para mi pequeña calma. Y te comparo con la libertad de mis líneas, sé que no eres perfecto ni te pareces a aquel amor platónico de mi libro favorito, pero eres real, tan real que puedo palparte con mi mirada y sentirte, porque quiero sentirte de todas las formas posibles.

Es rápido, como estos segundos que ya pasaron, pero por alguna razón no me importa, sé que te quiero y que cada caricia fue recibida, de manera tan recíproca con un toque de picardía. Y ¿Si te dijera que quiero caminar de tu mano? Omitiendo saber que hoy estas y mañana simplemente te puedes ir, sin más.

Sí, quizás sea un riesgo en el que mi corazón está en juego y mis sentimientos puedan quedar cortados y aunque no sea tan intenso lo que siento ahora, me encanta estar a tu lado, contagiándome de tu sonrisa, mientras que mi comodidad se ve retada a tu atrevimiento … resultas tan diferente que atraes pero con cautela, porque no quiero empezar algo sabiendo de antemano que tengo todas las de perder.

Así que me encuentro con la duda de cruzar a tu bando tomando el riesgo de que no sea duradero o quedarme aquí con la incógnita de que pudo haber pasado pero con el corazón intacto. Pero eso sí te confieso, que dentro de esta duda, tengo la certeza de que no quiero que te vayas después de cada ocaso.

Ese momento

Llega un momento en el que te vuelves consciente de absolutamente todo, en que el ¿Porqué? se vuelve diario y el ayer parece ser recordado cómo si el hoy lo exigiera, llega ese momento en que te detienes a pensarlo todo, en cada acción, en cada caricia y en cada beso.

Llega ese momento en el que tu sonrisa se vuelve un factor dependiente de los recuerdos, llega ese típico momento en el que lo recuerdas y aunque las lágrimas ya no te acompañen el vacío sigue presente.

Y no importa cuanto lo pienses, solo importa tener en cuenta lo que te hizo aprender con su mirada, con su sonrisa, con sus bromas y sus conversaciones filosóficas.

Pueda que lo extrañes, pero es parte de… de ese proceso de volverse independiente y de darte cuenta que nadie es indispensable, ni para tu vida ni para esa curva que refleja felicidad en tu rostro.

No me preguntes por el tiempo, porqué ni tu ni yo lo sabemos, espero que estés bien y me quedo mirando mi pasado con un te extraño mientras que mis pasos de dirigen a lo que continúa después de ti y de esta lluvia.

¿ Por qué no?

Porque no quitarse las cadenas que nos atan a quedarnos quietos, mirando que puede cambiar alrededor nuestro en vez de mover nuestra voluntad a lo que quisiéramos que nos sucediera.

Quizás una llamada a ese número que has estado mirando durante horas en la pantalla del teléfono, aquella cita que dejaste suspendida, o aún mejor aquel minuto para pensar en todo lo que te ha pasado y te está pasando.

¿Por qué no quedarse frente al espejo? Y admirar cada rasgo y gesto

¿Por qué no disfrutar de esa compañía que la tendrás eternamente? Tú.

Disfruta de ti misma, de tus defectos y virtudes, de la sencillez de tus cosas y de las circunstancias que te pone la vida.

Fotografía.

Salí de mi pequeño escondite en busca de algo de libertad, como si el viento pudiera llevar consigo cada uno de mis pensamientos, así que me decido por  caminar sola sin una compañía predeterminada, y aunque no me lo esperaba te encontré. Estabas sentado admirando la sencillez que tenías al frente, alguna forma de encajar pequeñas piedras que iban iluminadas por un sol que tímidamente se iba ocultando, y dejándome con la curiosidad de cómo hay coincidencias que parecen armarse de forma inesperada.

Me acercó algo temerosa, con los nervios al saber si eres tú. Digo tu nombre con algo de esfuerzo pero la duda se confirma cuando levantas el rostro  y entonces me alegro de haberte encontrado, de poner a prueba tu compañía.

Definitivamente los minutos de esta tarde se han ido rápido, pues para cuando me doy cuenta la luna empieza a ser nuestra compañera mientras que en mi mente voy contando  las risas que ya han pasado y los abrazos que parecen se han acabado, se supone que debo despedirme y agradecerte, por haber hecho de un simple día en algo especial.

Con esa conversación en la que puedes marcar un inicio más no un fin, con esa risa contagiosa que te invita a reírte de la vida y de cualquier cosa, con esa mirada que esconde algo de aventura y con una invitación a seguirte, pues en este momento tu marcas el camino y me encuentro dispuesta a conocerte.

 

Se acabo, pero me quedo yo.

Algún día he de olvidarte, pero tengo miedo, ese miedo curiosamente extraño de que si suceda tú dejes de importarme y entonces todas las promesas que te dedique las haya sepultado en aquella tumba donde yace tu recuerdo. Quizás y solo quizás de alguna forma recóndita para mí eso sea bueno, pero no, no sé si sea bueno para todas aquellas mañanas que merecen gran reconocimiento pues en aquellas creamos algo que infame se fue desvaneciendo: AMOR. No te confundas, mis líneas han dejado ya de pertenecerte, digamos despedida o no lo sé ¿El típico discurso cuando aparece un luto? Luto a nuestro recuerdo, que ya no importa, pues las lecciones se me quedan tatuadas y por sobretodo me quedo yo.

Porque aprendí, que no necesito de tu mano para mantenerme firme, ni de tu sonrisa traviesa para contagiar la mía, y quizás mi error fue amarte demasiado cuando yo no me estaba amando. Pero el reloj se ha parado y los minutos me apuntan, para darme un tiempo.

** Les quería compartir un pequeño poema en prosa, que espero que les guste ♥

No olvides unirte a la página de facebook, un abrazo ♥

Caricias oscuras

Mientras mis manos acarician mi mejilla, siento como mis lágrimas van rosando el tenue color verde que ahora poseen.

Me siento frustrada y callada a la fuerza, quisiera gritar y decir basta pero sé que no puedo, sé que aquel precio implica un techo y algo de comer para mis hijos.

Donde me imagine sonrisas, solo encuentro palabras silenciadas, mis llantos y una mujer golpeada. Ningún un hombre tiene derecho a levantar la mano a una mujer, lo dicen tantas veces pero es en vano. Nadie lo va a parar.

Recuerdo perfectamente cómo sucedió la primera vez, su enojo empezó a emerger conforme sus gritos atormentaban mi cabeza, el ruido parecía desaparecer conforme uno a uno de sus puños caían con fuerza descomunal sobre mi cuerpo ¿Te imaginas? Sentirte tan débil que no puedes mantenerte en pie, y ni un basta podía parar aquella ignorancia y acto de violencia.

Y me preguntó ¿Qué sigue después de huir? … porque no pienso seguir quedándome aquí

** Decidí abordar un tema bastante delicado, hoy en día se esta tomando algunas acciones frente a la violencia familiar, sin embargo, día a día veo en los noticieros algún caso de feminicidio. Gracias a Dios, no todas sabemos lo que significa estar en una situación así, pero creo que contar una historia hará que seamos más sensibles frente a este tema y podamos exigir que la violencia de cualquier tipo pare.

 

Infinitos

‘’Hay infinitos, más grandes que otros infinitos’’

Me coloco una sonrisa, aunque me es difícil mantenerla lo haré, por ti. Es un poco tarde y entonces te observó, veo cada detalle tuyo aun cuando estas dormida, te veo y te admiró. No imagino en que escala del dolor te encuentres, y aunque en tus labios muera el número 9 te reservas el 10, para aquel futuro incierto.

Te admiro mientras entre risas me recitas tu gran discurso, y aunque me encuentre entre carcajadas no me queda de otra, la suerte esta tirada. Sé que lo más lamentable es que viví poco y realmente ahora no interesa, pues en estos últimos meses viví más de lo que he podido sentir en todos mis años.

Quiero coger tu mano y detener el tiempo, sin cerrar los ojos porque admito que tengo miedo de abrirlos y no encontrarme a tu lado. Una lágrima empieza a abrirse camino, me siento débil y fuerte a la vez porque esta sonrisa que aún tengo impregnada en mi rostro se hace cada minuto más pesada.

Acabado de retener en mis manos la llave del carro, subo algo dudoso pero en este momento solo deseo huir, y llega ese momento en el que te llamo, escucho tu voz tan melodiosa intentando tranquilizarme mientras mi desesperanza atropellada invade mis palabras.

Llegaste a mí y por un segundo siento que a tu lado la tranquilidad se vuelve aire, pero yo ya no puedo. El dolor se esparce por cada poro, por cada centímetro de mi piel, por cada espacio de este vehículo y lloró, porque no sé qué más hacer.

He luchado lo más que he podido, pero es mi tiempo y no puedo ir contra ello… entonces me digo que la vida es corta, que fui consciente y te amé demasiado por ello, porque cada segundo para mí ya estaba contado…

Te dediqué mil sonrisas y me ofrecí estar a tu lado aun cuando repitieras que eras una granada, pues algo tengo claro: La vida no se disfruta si no has amado.

Cierro mis ojos con una fuerza involuntaria, pero te agradezco en mi inconsciente por todo lo bueno, por todos los besos que se me quedaron guardados y por aquella cena que fue parte de mi último deseo.

-Si te gustó este pequeño relato, ayúdame compartiendo con tus amig@s ♥

  • Mev 16

Mírate, bonita.

Mientras escuchas el ruido de la ciudad, lentamente vas abriendo tus ojos, es de mañana y muy temprano con los mil pendientes que probablemente te esperan en el día.

Alejas un poco la sábana, dándote el espacio para levantarte, es cierto que se encuentra cálida y que el frío de este día te invita a seguir descansando. Pero, como lo rige la rutina, te diriges al baño como de costumbre, espera ¿Te ves? Ves aquella mujer que se refleja en el espejo, con el cabello desordenado con los labios entreabiertos y con los ojos aún adormilados.

No importa cuánto tardes en alistarte, detrás de aquel maquillaje se encuentra la misma de hace unos horas en la mañana, con los lentes como marco perfecto de tus ojos brillantes, con una sonrisa puesta todo el día delimitada del rojo de tus labios y con aquella actitud capaz de lograrlo todo.

Y vale que sí, sonríe. Nada es más lindo que verte sonreír, pues aunque a veces pueda ser una mentira, me encanta que me engañes que estas bien, porque te puedes engañar a ti misma.A fin de cuentas, haces que tu sonrisa se contagie.

Sonríe sin importar que tan fuerte sea la lluvia, a fin de cuentas si te gusta podrás juguetear en ella y si no fuera así, tranquila, espera un poco que el sol puede tardar pero siempre saldrá.

La luna te acompaña, y como si quisiera verte la noche se ha hecho presente. Sé que el día estuvo difícil, y que las ganas de descansar aumentan con los minutos, pero hoy fue un día vivido, y lo que más importa, brindaste al mundo tu maravillosa sonrisa.

Te miró en el reflejo del espejo y sólo puedo decirte: Mírate bonita, deslumbrando tu belleza interna hacia lo superficial que puede resultar lo exterior.

Si te ha gustado esta historia, ayúdame compartiendo el blog e invitando a que tus amig@ me lean ♥

Aquí, a tu lado.

 

Siento cada melodía golpear delicadamente cada uno de mis sentimientos, mientras tú te encuentras dormida. Sí, déjame pensar que te encuentras dormida, porque no admito de ninguna manera hacerme a la idea que tú…

Te ves hermosa, como siempre, ante mis ojos y ante la vida. Reconozco que no es fácil, que las fuerzas se van evaporando mientras los segundos continúan pasando, que tres pilares se te han ido con el aire y que aquel dolor te mantiene aferrada a tu lecho.

Puedo entender que no quieras quedarte, que prefieras huir de esta realidad, que vivir sin ellos será difícil, sin la locura de tus padres al ritmo de su rock y sin la risa de tu hermano pequeño. Lo entiendo, puedes creerme. Pero por ahora, te observo debatirte entre la vida y la muerte, y entonces pienso en ti. En tus manos suaves que un noche recorrieron mi ser, en tu sonrisa tierna cual niña y en tu reír como la melodía que mi banda jamás podrá imitar.

Empiezo a tocar mi guitarra frente a ti, como si estuvieras presente aunque no me oigas. Sólo te pido una palabra, y aunque ahora estés tan callada no me importa, porque también he decidido algo y firme a mi amor seguiré aquí. Esperando que despiertes, esperando volver a besar tu sonrisa.

Escuché que es tu momento, que vivir  solo depende de ti ahora mismo. No importa que tan mal esté esta situación, estoy junto a tu familia y tu mejor amiga, atento a lo que el doctor nos pueda decir, sintiendo como los nervios recorren mi cuerpo y estallan en un par de manos sudadas.

Por cierto, me tienes a mí, a mí sosteniendo tu mano, mientras mi mirada se pierde en las sábanas blancas, con un rezo sellado en mis labios y atento a tus movimientos, porque espero que decidas quedarte y alegrar mi vida con tu presencia. De todas formas, he decidido también quedarme a tu lado, aferrado a tu recuerdo y al minuto siguiente en el abrirás tus pequeños y dulces ojos.

Si te gustó esta historia, puedes compartirla en facebook y seguirnos en la página para que sepas cada actualización.